Menu Content/Inhalt
Inicio arrow Recensiones arrow LAW SCHOOL 2.0: LEGAL EDUCATION...(Comentado por R.Fernandez -Calienes)
LAW SCHOOL 2.0: LEGAL EDUCATION...(Comentado por R.Fernandez -Calienes)

Enseñando derecho en un mundo tecnológico

 

Recensión de Law school 2.0: Legal education for a digital age.

Thomson, David I.C. (2009). Newark, N.J. y San Francisco: LexisNexis. 158 pp. ISBN 978-1-4224-2700-2.

 

Por. Raúl Fernández-Calienes, Ph.D.·

Introducción

La tecnología ha tenido un gran impacto sobre la educación en general y la educación en el campo legal en particular. Durante la última década, desarrollos tecnológicos han transformado la manera en la cual muchas naciones educan a sus abogados. Educadores, incluyendo educadores en el campo del derecho, quienes no se mantienen al día con al menos algún conocimiento mínimo acerca de tales avances confrontan la expectativa desolada de llegar a ser ineficaz—o, peor, irrelevante en sus acercamientos pedagógicos a estudiantes con grandes entendimientos tecnológicos.[1]

Enseñando Derecho

Law School 2.0 es un análisis convincente y oportuno de la educación legal en los Estados Unidos con discernimientos útiles acerca del estado actual y a posibilidades para el futuro. Aboga para que uno transcienda los temores de la tecnología como, por ejemplo, los temores de aumentar la interacción con estudiantes y los textos. Capítulos cubren una amplia selección de tópicos, incluyendo descripciones de reportes históricos sobre la educación legal (incluyendo el Reporte Redlich de 1914 (Redlich, [1914]), el Reporte MacCrate de 1992 (American Bar Association Section on Legal Education and Admission to the Bar, 1992), los Reportes Carnegie y CLEA (Clinical Legal Education Association) de 2007 (Sullivan & Carnegie Foundation for the Advancement of Teaching, 2007; Stuckey & CLEA, 2007[2]; y otros), estudiantes contemporáneos de derecho (e.g., Gen X, Gen Y y Milenarios), la relación entre la práctica legal (e.g., investigación en-línea y descubrimiento electrónico) y la educación legal (e.g., el ambiente tradicional del aula versus “aprendizaje electrónico”)[3] y el creciente dominio de la tecnología en tanto enseñanza como aprendizaje (e.g., el omnipresente ‘laptop’).[4]

Desde la misma introducción, lectores pueden discernir que el autor está ‘delante de la curva’ de la mayoría de las escuelas de derecho en los Estados Unidos al leer que usa—con facilidad—la tecnología que describe. En un capítulo llamado “La promesa de la tecnología”, presenta algunas de las tecnología avanzadas con las cuales ya está trabajando, incluyendo ‘clickers’, wikis, y CaseMap (Thomson, 2007). Él también trata varios aspectos de la educación legal en-línea.[5] Entonces, presentando características de dos “estudiantes” ficticios con el propósito de ilustración, detalla oportunidades para pedagogías legales futuras. En el capítulo llamado “La generación del Milenio”, el autor dibuja una imagen de estudiantes de derecho hoy y en el futuro, presentando los resultados de numerosos estudios de la generación actual y como los estudiantes en este grupo intercambian, aprenden y se comprometen (Sullivan & Carnegie Foundation for the Advancement of Teaching, 2007; Lasso, 2002; Jenkins, Clinton, & MacArthur Foundation, 2006; Fassler Walvoord, 1986; Estrecher, próximo).

Un aspecto fascinante de esta obra es que incluye “Wordles” al comienzo de cada capítulo. El autor explica que estas son formas de “nubes de cartelas” y “visualización”, que demuestran cuan a menudo aparecen palabras en un capítulo particular. Esto, indica él, puede contribuir a la comprensión. Lo que fácilmente pudiera haber sido una distracción llegó a ser una técnica visual muy eficaz que tuvo el efecto de anunciar ideas e información—como simples títulos de texto.[6]

El autor es Profesor de Proceso de Abogacía y Director del Programa del Proceso de Abogacía en el Colegio de Derecho Sturm en la Universidad de Denver, en el estado de Colorado, en los Estados Unidos. Su trasfondo incluye muchos años de experiencia en ambientes no solo en academia sino también en gobierno, el mundo corporativo y la práctica privada (Thomson, 2010; Thomson, 2011).[7] Él dirige sus conocimientos y discernimientos a las intersecciones crucialmente importantes entre pedagogía y alta tecnología[8]—espacios que, con demasiada frecuencia, hacen que los académicos se pongan inseguros, aprensivos y hasta defensivos.[9] Él simplifica diestramente la terminología y jerga tecnológica; también apunta a herramientas y metodologías muy útiles que pueden ayudar a ambos estudiantes y profesores.

La obra hubiera beneficiado de cobertura de varios tópicos adicionales, entre ellos la llamada ‘división digital’, el desarrollo de problemas con alguna de las tecnologías (e.g., CaseMap no siendo disponible para la plataforma mayor como Apple Mac), la falta de acceso a la tecnología para ciertos grupos (e.g., bajos ingresos, minorías, miembros de la profesión legal de fuera de los Estados Unidos quienes estén buscando educación adicional en los Estados Unidos) y las consecuencias finales del fracaso en los estudios. Inesperado—y desilusionante—fue el gran número de errores de tipografía y gramática, particularmente en una obra sobre la necesidad para mejorar en general la calidad de la educación legal. Aun así, le vale la pena al lector hacer el esfuerzo de leerla y podemos esperar que la casa editora se dirija a tales asuntos en una edición futura.

Conclusión

Law School 2.0 hace una contribución positiva a educadores quienes puedan están interesados en el presente y el futuro de la educación legal en los Estados Unidos. Puede reasegurar a los estudiantes de derecho que a lo menos algunos profesores verdaderamente le dan prioridad a la comunicación eficiente. Aún más importante, puede informales a educadores legales, administradores de escuelas de derecho y otros quienes quisieran reflexionar sobre no solo sus propias prácticas pedagógicas (crítica, análisis y auto-conocimiento) (Neuman, 1989) sino también su propio propósito para estar en el campo del derecho. En nuestra sociedad impulsada por la tecnología, tanto estudiantes como profesores necesitan usar tecnologías para mantenerse pertinente y efectivo (Menkel-Meadow, 1999, citado en Stuckey & CLEA, 2007).



· El Reverendo Profesor Raúl Fernández-Calienes, Ph.D., Profesor Asociado Visitante, Escuela de Derecho, Universidad de Santo Tomas, Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla